sábado, 10 de septiembre de 2016

¿Qué tienen en común los casos del prisionero de Guantánamo refugiado en Uruguay y el de la secretaria de Asamblea Uruguay? Confirman que los grandes caudillos de frente amplio (mujica, tabaré y astori) han aprendido el oficio de payadores y raperos. Se quejan de las deficiencias en la comunicación del gobierno cuando, en realidad, salvo los credulos feligreses ya nadie les cree nada. Lo que comunican no es creible, suena a puro verso.











.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.