lunes, 19 de septiembre de 2016

Jihad Diyab se muere. Está decidido a hacerlo y lo dejan morirse. Gobierno y prensa le exigen que sea agradecido y racional. ¿agradecer la irresponsabilidad de sacarlo de infierno con la promesa de traer a su familia y asegurarle una vida digna? ¿por qué no se hacen públicas las exigencias de EEUU para permitir su salida de Guantánamo? Muchas oscuridades empañan este episodio que resume las políticas impunidad, olvido y perdón que predominan en el Uruguay progresista.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.